header a14© Matias Pinto for The Nature Conservancy

TNC ISO 20 menup1Colmillos de Chaihuín TNC ISO 20 menupDunas de Colún & Cueva de las Vulvas TNC ISO 20 menupHueicolla TNC ISO 20 menupLobería de Huiro TNC ISO 20 menupMirador Colún TNC ISO 20 menupRío Chaihuín TNC ISO 20 menupRío Colún TNC ISO 20 menupSendero los Alerces

 

Visitar a La Reserva Costera Valdiviana es darse la oportunidad de conocer a uno de los 34 hot-spots mundiales de biodiversidad de acuerdo a Conservation International y descubrir porqué está incluida en la lista de los 238 ecosistemas prioritarios del World Wildlife Fund.

Desde el pudú (Pudú puda) – el ciervo más pequeño de Latinoamérica – hasta el carpintero negro ó magallánico (Campephilus magellanicus) – el pájaro carpintero más grande del mundo – la Reserva Costera Valdiviana ofrece una rica variedad de fauna, que se suma a una asombrosa flora, con extensos bosques de alerce (Fitzroya cupressoides), la segunda especie más longeva del mundo, que puede llegar hasta los 3.600 años.

˄ Subir

header a04© Nick Hall for The Nature Conservancy

Visita los Colmillos de Chaihuín. ¡Te dejarían boquiabierta!

Muy cerca de la administración de la Reserva Costera Valdiviana se encuentran Los Colmillos de Chaihuín, dos imponentes rocas que emergen desde el océano que se encuentran contiguos a la playa del mismo nombre y tienen una longitud aproximada de 800 metros.
Para llegar a ellos se debe recorrer un sendero auto-guiado de accesibilidad universal y de gran belleza paisajística, rodeado de bosque siempre-verde, vegetación autóctona, pequeñas caídas de agua y muchas aves características del lugar, como picaflores, chucaos y rayaditos, entre muchos otros.
El Sendero Los Colmillos de Chaihuín cuenta con 2 tramos de aproximadamente un kilómetro en total, con diversos puntos de exploración sensorial y letreros informativos en braille, financiados por el Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF-SIRAP) y el Ministerio de Medio Ambiente.
Por su trazado se puede acceder a un mirador que ofrece una vista panorámica de las formaciones rocosas llamadas “Los Colmillos”, aquí es frecuente divisar nutrias de mar o chungungos y un gran número de aves marinas como Hualas, Patos Yeco, Liles y hasta Delfines australes.

 ˄ Subir

header a10© Ian Shive for The Nature Conservancy

Remata las largas caminatas por la playa Colún con una visita cultural a la Cueva de las Vulvas

El sector de Colún se encuentra rodeado de bosque nativo de tipo olivillo costero y tiene una gran belleza paisajística.
Aquí encontramos una extensa playa – no apta para el baño – de 9,5 kilómetros, desde donde es posible observar la fuerza del Océano Pacífico, que se alza poderoso y absoluto, con un sonido fuerte y cautivante.

Impresiona con su grandeza un importante complejo de dunas que recorre toda la playa Colún. Este se encuentra rodeada por antiguos bosques de olivillos costeros (Aextoxicon punctatum) y soporta la fuerza de los poderosos vientos costeros. En la orilla del mar se pueden apreciar y fotografiar distintas especies y sub-especies de aves costeras.

cueva de las vulvas

A un costado de las dunas se encuentra un importante sitio arqueológico llamado “Cueva de las Vulvas”.
Se trata de un importante registro histórico-cultural, vestigio de los antiguos habitantes indígenas que moraban en estas zonas.
En el interior de la cueva se pueden observar dibujos sobre piedra con los que se ha inmortalizado el paso del tiempo y ha sido objeto de importantes estudios antropológicos.

En las dunas también es muy fácil observar restos de cerámicas de alfarería de los antiguos habitantes de la cuenca del Río Valdivia, presumiblemente vasijas y otros objetos que ocupaban para guardar alimentos, por lo cual resulta ser un lugar muy importante para su conservación y estudio.
Es vital entender que este es un lugar único para la conservación y el estudio y tener presente que la extracción de cualquier artefacto está sancionado por ley y sujeto a fuertes multas.
Foto: © Ian Shive for The Nature Conservancy

˄ Subir

header a09© Matias Pinto for The Nature Conservancy

Ven a hacer amigos en la colonia de lobos marinos en Huiro

A tres kilómetros de la administración de la reserva y a 40 km al sur de Corral, rodeada de bosque siempre-verde se encuentra la comunidad de Huiro, hogar de 27 familias, la mayoría de ellas de origen Mapuche-Huilliche.
En el predio existen senderos privados, que llegan a la costa peñascosa cubierta con olivillos costeros y otras especies de la Selva Valdiviana. Para acceder es necesario cancelar un monto al dueño de la propiedad.
En este lugar hay sitios de picnic y se desarrollan servicios turísticos, como cabalgatas guiadas y degustaciones de comidas típicas (catutos, milcaos y jugos de murta o maqui).
Desde este sector es posible contemplar el imponente Océano Pacífico.

Durante todo el año es posible avistar desde aquí la lobería de Huiro, donde habitan cientos de lobos marinos (Otaria flovesens) en un conjunto de rocas ubicado a pocos metros del predio. 
Para poder observarlos más de cerca se puede acceder en bote desde Chaihuín o Huiro, servicio que prestan guías de la misma localidad costera.
Asimismo, entre febrero y fines de abril  este lugar se convierte en un excelente mirador de ballenas azules, francas, jorobadas y orcas que transitan muy cerca de estas costas, maravillando con su belleza.
Puedes disfrutar, además, de una variada gama de aves costeras de la zona y numerosos tordos y queltehues que viven en las praderas de este sector.

˄ Subir

header a19© Matias Pinto for The Nature Conservancy

Puedes observar estrellas o contar las múltiples especies de helecho en el bosque encantado de Hueicolla

Hueicolla resulta ser un lugar de ensueño, custodiado por majestuosos helechos, antiquísimos bosques de alerces y grandes extensiones de bosque virgen.
Los ríos, el Océano Pacifico y sus alrededores, son un aporte a la extraordinaria belleza de este lugar.
Por las noches las estrellas ofrecen una impresionante vista, que hace propicio este lugar para la astronomía.

˄ Subir

header a01© Ian Shive for The Nature Conservancy

Disfruta de una vista espléndida sobre las lagunas gemelas y mucho más en el sendero al mirador Colún

Al llegar al sector de Colún, se puede acceder a este mirador. Para esto se debe recorrer un pequeño sendero rodeado por impresionantes bosques de olivillos costeros (Aextoxicon punctatum), enormes y antiguos ulmos (Eucryphia cordifolia), bellos copihues(Lapageria rosea), helechos y otras especies del bosque templado siempre-verde.
Al acercarse al mirador la primera imagen es un gran árbol de meli(Amomyrtus meli) que irrumpe en medio del impactante paisaje con su grandeza, altura y aroma.

Desde aquí se puede observar una de las dos lagunas gemelas.
Estas son impresionantes cuerpos de aguas quietos y misteriosos que no superan el kilómetro de largo y los 300 metros de ancho, promedio, y se encuentran rodeados de bosque nativo, olivillo costero, principalmente.
Sin duda, un paisaje sorprendente, que se embellece aún más con los incontables trinos de aves que también resultan ser de gran interés científico.

˄ Subir

header a17© Ian Shive for The Nature Conservancy

El río Chaihuín, sus dunas y playa. Diversión, deporte y relajación para toda la familia

El Río Chaihuín nace en la comuna de La Unión en la Región de Los Ríos, en la parte alta de la Reserva Costera Valdiviana y el Parque Nacional Alerce Costero.
Su cuenca tiene una extensión de 313 km² y su curso principal se transforma en el límite norte de la reserva, con una longitud de 87,7 km.
Este río se caracteriza por su gran belleza escénica.
Atravesando el puente de la localidad de Chaihuín (al fondo en la imagen), se encuentra la administración de la Reserva Costera Valdiviana.

A uno de sus costados los visitantes pueden disfrutar del encanto y la belleza de este río, que desde tiempos inmemorables ha sido fuente de vida para los bosques, animales, plantas y habitantes del lugar.
En este sector se pueden realizar variadas actividades, desde la navegación en kayak hasta trekking, cabalgatas y expediciones, con guías locales habitantes de las comunidades aledañas a la reserva.

A un costado del río Chaihuín se encuentran la playa y dunas del mismo nombre, donde se puede apreciar una variada fauna, como martines pescador, chorlos y zarapitos.
En la época estival se puede disfrutar del mar y el río. Esta última zona, se habilita un sector como balneario con la cooperación de la reserva y del municipio local. Este sector encanta al visitante por las dunas de arena, su belleza escénica, la rica gastronomía y la amabilidad de sus habitantes.

˄ Subir

header a18© Nick Hall for The Nature Conservancy

Conozca al río Colún en tu caminata hacia la playa y las dunas homónimas

Este hermoso e impresionante río se localiza en el sector costero de la comuna de La Unión.
Nace en las faldas del cerro Colún recibiendo en su recorrido aportes de los esteros Yugo Largo, Mañío y El Puente, desembocando finalmente en el sector de Punta Colún y en la playa homónima.

Este río está rodeado de bosque siempre-verde y alberga una gran variedad, tanto de aves como también de fauna, entre la que se encuentra el huillín (Lontra provocax), una especie de nutria de agua dulce que solo habita en Chile y Argentina. 
Como consecuencia de la caza por su finísima piel, la destrucción de su hábitat y la contaminación de los ríos, es considerada una especie en peligro de extinción, de acuerdo al nuevo reglamento de clasificación de especies del Ministerio del Medio Ambiente.

Además, en este sector se encuentra la única zona permitida de camping del recinto, donde podrás disfrutar de la experiencia de acampar bajo las estrellas y con una vista privilegiada al maravilloso río Colún.

˄ Subir

header a15© Nick Hall for The Nature Conservancy

Sendero los Alerces: árboles y carpinteros, helechos y enrededoras, subidas y cascadas

Uno de los tradicionales paseos de la Reserva Costera Valdiviana es este sendero de gran belleza paisajística, que se encuentra ubicado en el sector “Máquina Quemada” y que tiene una longitud aproximada de 3 kilómetros.
Su trazado avanza en medio de una abundante vegetación nativa constituida por coihues, arrayanes, lumas y mañíos, entre otros ejemplares de la selva valdiviana.

Al caminar por este sendero se pueden observar impresionantes alerces milenarios, entre los que destaca un ejemplar de aproximadamente 2.000 años.
Este paseo ofrece la posibilidad de apreciar en todo su esplendor el bello bosque templado lluvioso, además de cascadas y arroyos, todo rodeado por una inmensa abundancia de especies nativas del sur de Chile, entre las que se encuentran enredaderas y helechos que incluyen más de 15 especies del género Hymenophyllum.

Durante el recorrido es posible avistar y fotografiar pájaros carpinteros negros (magallánicos), chucaos, pitíos y rayaditos, entre otros.
Estas especies se observan a simple vista y con sus hermosos trinos acompañan al visitante durante toda la travesía, en una atmósfera mágica y armónica.
En la Reserva habitan alrededor de 77 especies de animales.

Este sendero puede ser fácilmente recorrido por niños desde los 7 años hasta adultos de 77 años de edad.
Hay implementadas pasarelas de madera que permiten una caminata más cómoda y segura. Para visitar este sendero se debe considerar la contratación de un guía local, para lo cual se pueden realizar las consultas pertinentes en la Administración de la Reserva.

header a13© Nick Hall for The Nature Conservancy

Compartir