valdivian coastal reserve verifies carbon credits© Nick Hall for The Nature Conservancy

La verificación CCB valida que la Reserva Costera Valdiviana es el primer proyecto de carbono en Chile que además de combatir el cambio climático aporta a la conservación de la biodiversidad y el desarrollo de las comunidades aledañas.
La Reserva Costera Valdiviana, proyecto gestionado por The Nature Conservancy (TNC) y apoyado por BHP Billiton, se convirtió en el primer proyecto de carbono a nivel nacional en contar con verificación CCB para 1.200 hectáreas de su terreno.

La verificación abre la oportunidad a que las empresas chilenas que quieran invertir en créditos de carbono para neutralizar sus operaciones, puedan optar por hacerlo con este innovador estándar, que avala que la Reserva Costera Valdiviana no solo es capaz de capturar carbono, sino que además es una zona estratégica de conservación para la actividad de sus comunidades y las especies que en ella habitan.
The Climate, Community and Biodiversity Alliance (CCBA) reconoce a los proyectos que operan bajo estos estándares a nivel mundial, y esta verificación asegura que este proyecto de conservación no solo cumple con su misión de convertirse un pulmón natural para el país y la región, sino que además se le reconoce como un área que abre oportunidades a sus comunidades aledañas para potenciar su productividad de manera sustentable y conservar un sinnúmero de sus especies nativas, tales como el zorro de Darwin, el pudú y el huillín, que están dentro de las más amenazadas de nuestro planeta de acuerdo a la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

La Reserva Costera Valdiviana es un área de conservación privada localizada en las comunas de Corral y La Unión, provincia de Valdivia, XIV Región de Los Ríos, Chile. Está ubicada entre los ríos Chaihuín y Bueno y con sus 50 mil hectáreas, es señalada como un hito de la conservación de los bosques de la selva valdiviana del sur de Chile y su Cordillera de la Costa.
Hoy, el 20% de las emisiones de CO2 a nivel global se producen por la tala poco sustentable de árboles, sobre tierras que posteriormente son utilizadas para otros fines productivos.

Como una de las iniciativas de conservación más grandes del país, el rol de la Reserva Costera Valdiviana es evitar la deforestación y degradación de los bosques nativos de en la región de Los Ríos en sus 50 mil hectáreas, las que fueron compradas el año 2003 por TNC para fines de conservación y evitaron que su flora y fauna afectada.
La relevancia de la Reserva Costera Valdiviana tiene que ver particularmente con que su bosque nativo se compone de árboles muy antiguos, lo que permite que capturen más carbono que especies de menor edad.
Los alerces y los olivillos, por ejemplo, que viven miles y cientos de años, respectivamente. Por esto, se pone especial hincapié en que más que plantar, la conservación es una actividad estratégica en el cuidado de los ecosistemas, ya que un bosque nativo valdiviano puede llegar a capturar casi 800 toneladas de CO2 por hectárea.

Pablo Badenier Martinez, Ministro de Medio Ambiente comenta que “El sector forestal en Chile contabiliza absorciones de GEI principalmente producto de la regeneración del bosque nativo además de las plantaciones forestales. En virtud de la capacidad de aporte al cambio climático del sector, Chile en su INDC presenta una contribución específica para este sector, asociado al manejo sustentable, recuperación del bosque y a la forestación en su mayoría con especies nativas”. Además, incluyó que “Este proyecto desarrollado por The Nature Conservancy (TNC) en la Reserva Costera Valdiviana promueve la conservación de la biodiversidad y el trabajo con comunidades locales, además de aportar con la captura de carbono, temas muy relevantes para nuestro ministerio.”

Leonel Sierralta, Director Ejecutivo del Programa de Conservación de Andes del Sur de The Nature Conservancy, explicó que “El estándar CCB relaciona el trabajo comunitario y el manejo de la biodiversidad, aspectos en los que hemos trabajado durante años y que son claramente visibles en la Reserva Costera Valdiviana. TNC está orgulloso de poder gestionar y hacer posible estos proyectos, que además permiten que sus comunidades aledañas puedan potenciar su productividad a través de actividades de actividades amigables con el medio ambiente, como eco turismo y prácticas de producción sustentable”.
El profesional de TNC contó que, durante el 2015, “Rainforest Alliance, en su papel de auditor de la certificación CCB, realizó una visita a la Reserva y constató en terreno el plan de manejo y de conservación, conversó con las comunidades, y elaboró un informe que permitió obtener esta importante certificación, lo que nos tiene orgullosos del trabajo realizado”.
Asimismo, indicó que estos estándares son auditados cada 5 años, “por ello es imprescindible hacer seguimiento a nuestro plan de manejo y conservación de áreas, así como realizar el monitoreo para ver qué tan efectivas están siendo nuestras acciones y si estamos conservando los objetos de conservación que hemos identificados para la Reserva Costera Valdiviana”.
En relación a este punto Pablo Badenier Martinez, Ministro de Medio Ambiente también declaro que “el estándar CCB corresponde a un instrumento económico del mercado voluntario que se desarrolla en paralelo a los compromisos establecidos en el INDC, que potencia sin duda los co-beneficios ambientales y sociales que promueven estas iniciativas”.

The Nature Conservancy ya había verificado por el estándar VCS (Verified Carbon Standard), que certifica que el proyecto de la Reserva Costera Valdiviana había capturado 400,000 toneladas métricas de CO2 para el período 2003-2014.
Además, en el año 2013 The Nature Conservancy suscribió un acuerdo con BHP Billiton para asegurar la conservación permanente de esta Reserva y en 2014 firmó la más grande servidumbre de conservación de Chile.
“Cuando nos comprometimos con este proyecto, lo hicimos para apoyar la conservación de un ecosistema extremadamente valioso para Chile y el mundo y para contribuir también a la implementación del primer proyecto chileno de bonos de carbono bajo determinados estándares. Con la verificación ahora del estándar CCB se van cumpliendo estos objetivos, de modo que estamos muy orgullosos de ser parte de esta iniciativa”, aseguró Rodolfo Camacho, Gerente de Medio Ambiente de BHP Billiton.

Recientemente nuestro país se comprometió junto a otras 194 naciones a desarrollar una estrategia para combatir el calentamiento global. Hoy en Chile se están trazando los lineamientos para la creación de un mercado obligatorio, sin embargo, existe desde hace un tiempo un mercado voluntario en que privados se comprometen a mitigar el impacto de sus emisiones a la atmósfera.
En éste se transan bonos o créditos de carbono, que son certificados que constatan la reducción de emisiones. Estos entregan un beneficio para las áreas protegidas privadas como la Reserva porque a
través de la venta de estos bonos se ayuda a disminuir los costos de su conservación. Esta es también una medida de conservación porque al someterse a estos estándares quedamos comprometidos a conservarlos.

La Reserva cuenta hoy con un nuevo plan de manejo con claros objetos de conservación, amenazas y un plan de monitoreo que asegura una eficiente gestión futura. Junto con ello ya concluyó el piloto de un proyecto de restauración, donde se lograron plantar más de 200.000 árboles nativos.
Hasta el momento, empresas como Natura, Delta Airlines y Microsoft han adquirido créditos de carbono de la Reserva Costera Valdiviana.

Compartir